domingo, 21 de diciembre de 2008

Europa

Una de las ideas que más me ocuparon había sido la reunión, la concentración de los mismos pueblos geográficos que las revoluciones y la política han disuelto y dividido; de manera que contándose en Europa más de treinta millones de franceses, quince de españoles, quince de italianos y treinta de alemanes, hubiera querido hacer de cada uno de estos pueblos un solo cuerpo de nación (...); !Yo me juzgaba digno de tamaña gloria!
(...) En tal estado de cosas podía haber más probabilidades de conseguir en todas partes la unidad de códigos, de principios, opiniones, sentimientos, ideas e intereses. Acaso entonces, con el apoyo de las luces universalmente extendidas, hubiera sido permitido soñar la gran familia europea (...).
Nadie podría negar que si, al entrar en España, Austria, en vez de declararme la guerra, me hubiese dejado cuatro meses de estancia en España, todo hubiese terminado allí y en tres o cuatro años se habría visto una paz profunda, una prosperidad brillante, y una nación compacta (...).
Como quiera que sea, esta reunión (la de Europa) se hará tarde o temprano (...) el impulso está ya dado, y no creo que después de mi caída y la aparición de mi sistema pueda haber en Europa otro gran equilibrio que la reunión y la confederación de los grandes pueblos.

Texto de Napoleón Buenaparte

2 comentarios:

Criteri dijo...

No sabia de la capacitat predictiva de Napoleó. Allò que deia aquí de la necessitat de destriar el gra per a fer una bona predicció,i que vaig posar com exemple Napo. Amb aquesta tria l'has clavat! Ara bé, no crec en les dots de Sala Martin com a pitonís.

RDC dijo...

Jo tampoc hi crec gaire amb les dots predictives de Sala i Martín, per això vaig penjar aquell post. No obstant, em féu gràcia la seva proposta, és un intent... com ho diria, és un intent per salvar els mobles amb un cop de geni. I certament tindria els seus efectes, però no crec que aquests fossin només i exclusivament els que espera Sala i Martín.