viernes, 30 de enero de 2009

Apolo y Dionisios

Hace algunos meses conversaba con Tzaviere sobre la distinción entre poetas y filósofos, mejor dicho, entre arte y ciencia. A mi entender el filósofo no es más que un poeta; y quien dice el filósofo dice el científico... el amante del conocimiento. Pero todo esto se ha interpretado de forma idealista durante siglos ¿No es necesario reinterpretarlo?

Quizás a muchos les sonará descabellado si digo: podemos usar los mitos de Dionisios y Apolo para describir sistemas matemáticos. Lo cierto es que ya Aristóteles, por ejemplo, parece hacerlo ¿En qué sentido? Es sabido que Dionisios representa lo irracional, y en base a eso cabe atender que Aristóteles define lo dionisíaco como esa pecualiar experiencia que vive el hombre cuando se da cuenta que no es algo individual y aislado, sino que forma parte del Todo ¡Lo Irracional rompe el principio de individuación y lo mezcla todo! También Platón nos cuenta algo muy parecido en su Banquete.

Así pues, Dionisios representa lo irracional en la medida que nos impide saber que nosotros somos iguales a nosotros mismos, sino que somos parte del Todo. En este sentido, todo aquello que no es finito, delimitado, individual, de por sí, pasa a ser tratado como dionisíaco y por tanto, irracional. Ahí tenemos, por ejemplo, los números irracionales o incomensurables como Pi, o simplemente la idea de infinto: aquello que tiende siempre hacia... Visto así las matemáticas también poseen su parte de irracionalidad.

Sin embargo, también podríamos definir a Dionisios, es decir, a lo irracional, de otra forma; podríamos decir que lo contradictorio es irracional. Por ejemplo, una proposición del tipo "todo lo que yo te diga es mentira" puede considerarse paradójica dado que viola el principio lógico de no contradicción. En matemáticas este tipo de sistemas irracionales se llaman sistemas inconsistentes; ahí tenemos, por ejemplo, los sistemas informáticos: esos programas en los que sus instrucciones se contradicen y por tanto, resulta imposible obtener ningún resultado ya parcial ya definitivo porque el sistema entra en un bucle. Se dice, entonces, que los sistemas contradictorios son indecidibles ¡No podemos tomar ninguna decisión! Además , éstos muestran ciertas características muy interesantes que, sin embargo, no se han estudiado demasiado ¡Estudiar lo contradictorio incomoda a muchas mentes!

Cuando Nietzsche habla de Dionisios "Me enorgullezco de seguir las doctrinas del filósofo Dionisios y preferiría mil veces ser considerado sátiro que santo" [Ecce Homo] toma a Apolo y a Dionisios en este sentido: como lo contradictorio y lo no contradictorio, y no en el sentido místico de Aristóteles y Platón. Hay que entender, luego, que la fatalidad dionisíaca Nietzscheana sea harto distinta a la Aristotélica. Aunque Nietzsche nos dice algo más entre líneas al hablar de tal guisa... pero esto lo dejo para que vosotros mismo lo adivinéis ¡No querréis que os lo pase todo por el comendero!

jueves, 29 de enero de 2009

Pensamientos criminales

Nuestros pensamientos y sentimientos más sublimes amalgaman siempre algo de criminal. La faz de reptil que se esconde astutamente entre nuestros modales más emperifollados se transluce en nuestras decisiones.

El cielo será para los buenos, no hay duda; pero la tierra es, siempre, de los que van de buenos.

martes, 27 de enero de 2009

Fundación Juan March

El otro día descubrí la web de la fundación Juan March, que se dedica a potenciar el arte, las ciencias y el pensamiento en general. Lo más interesante de la web es que tienen colgadas en mp3 todas las conferencias que se han llevado a cabo desde 1975. Yo me he escuchado algunas y están muy bien.

En particular recomiendo las 4 conferencias que dio Carlos Sanchez del Río en 1986 titulada "De la filosofía natural a la ciencia". La recomiendo para todos aquellos que no sepan muy bien qué es esto de la ciencia, especialmente la ciencia contemporánea. Se trata de una conferencia amena e interesante.

Hay que saber ciencia.

martes, 20 de enero de 2009

Dios no existe


Hace poco, en Barcelona se colgó en los buses la siguiente propaganda "Probablemente Dios no exista; disfruta de la vida". Esta exigencia moral tiene algo de profundamente contradictorio, al menos para nosostros que somos mediterráneos y que, por tradición, relacionamos rápidamente la palabra Dios con el Dios católico que reflejan nuestras Iglesias y Catedrales. Y es que el Dios católico para nada es el mismo que el protestante; de la misma forma que los hombres mediterráneos somos harto distintos a los del norte de Europa -Esto lo saben bien las mujeres- ¿Cómo vamos aceptar un mismo Dios?

Para empezar, los católicos pueden hacer lo que les plazca... mientras se confiesen o bien, enriquezcan a la Iglesia. Esto para los protestantes resulta inconcebible, para nosotros, en cambio, nos parece incluso moral y justo.

Los católicos no entendemos eso de que la existencia o no existencia de Dios dependa de la probabilidad; sólo los ingleses creen en este argumento (Hume y sus discípulos intelectuales). Nosotros, mediterráneos, sabemos que Dios es, simplemente, una cuestión de fe ¡Aquí es la fe quien demuestra! Si uno cree en Dios, entonces, Dios existe; si uno no cree en Dios, éste no existe ¡Y no hay más que hablar! Pero los protestantes necesitan demostrar la existencia de Dios con las manos (empirismo) o con la razón y decir: veis, Dios está aquí.... Dios es esto. o bien ¡Dios existe porqué lo puedo pensar! A nosotros, católicos, esto nos parece una gilipollez.

Por tanto, tal y como los mediterráneos entendemos estos temas, o Dios existe o no Existe ¡Y esto es cuestión de fe! Además, creer en Dios no implica no hacer lo que nos plazca, ya que siempre podemos confesarnos y pedir bula al Papa.

Así pues, analizado este tema desde semejante perspectiva cabe afirmar que un ateo mediterráneo y católico no dirá que la existencia de Dios es improbable y que, por tanto, como que no hay Nada que juzgue sus actos desde la Eternidad entonces se ve libre de hacer lo que le plazca. Un ateo católico dirá, más bien: Dios no existe porque no creo en él, ni en efecto, en sus sacerdotes, por tanto, ¿qué razones tengo yo para gozar de la vida? ¿Puedo realmente gozar de la vida sin temor a nada, sin temer sus consecuencias? A fin de cuentas la esperanza en la redemción que me ofrece el sacerdote me alivia. A fin de cuentas el sacerdote te promete que por más gorda que la hagas, si pides perdón, no pasa nada.


En definitiva, quienes han promovido esta publicidad atea por barcelona son unos incultos: Hooligans de la cultura.

lunes, 19 de enero de 2009

Cultura clásica

Hemos heredado del Renacimiento la idea y la sensación de que lo clásico es lo antiguo. Pero la cosa no queda aquí; la modernidad, no obstante, valoró lo antiguo como lo caduco, mientras lo moderno pasaba a ser considerado como lo original. De aquí emerge esa sensación dominante en la actualidad que dice: lo clásico es algo pasado de moda cuyo valor reside, acaso, en conservar la memoria histórica de la cultura.

Creo recordar que fue Cicerón el primero en hablar de las artes clásicas para distinguir el arte noble del arte popular. Es decir, los autores clásicos eran los autores que se dirigían a cierta "clase", como por ejemplo Ovidio y Horacio; grandes despreciadores, ambos, de los aplausos de las masas. Y es que en Roma había una nutrida cultura popular.

En este sentido, los romanos (y también los hombres renacentistas aunque de forma distinta) discernían la cultura vulgar de la cultura clásica por el "efecto" que ésta ejercía: un efecto clásico es un efecto distinguido, exclusivo y difícil de apreciar por sus matices y sus esteticismos.

El arte clasico es exigente y selectivo con su público, siempre, puesto que ama la privacidad.


Toda cultura aristocrática, es decir, toda cultura forjada sobre diferentes clases sociales y por tanto, caracterizada por congeniar distintos tipos de educación que divida a los hombres en distintos rangos, desarrolla naturalmente una cultura clásica, es decir, una cultura que persigue un efecto clásico.

Cabe considerar como clásica aquella que refleja cierto perfeccionamiento, eso es, cierta privacidad, exclusividad y por tanto, cierta rareza.



miércoles, 14 de enero de 2009

Jeet Kune Do

No te establezcas en una forma, adáptala y construye la tuya propia, y déjala crecer.

Vacía tu mente, se amorfo, moldeable, como el agua. Si pones agua en una taza se convierte en la taza. Si pones agua en una botella se convierte en la botella. Si la pones en una tetera se convierte en la tetera. El agua puede fluir o puede golpear. Sé agua amigo mío.

Tener el no camino como camino y la no limitación como limitación.

El Jeet Kune Do evita lo superficial, penetra en lo complejo, entra en el corazón del problema y señala los factores clave.

Si crees que algo es imposible, tú lo harás imposible.

Yo no temo al hombre que ha lanzado 10.000 patadas diferentes, yo temo al hombre que ha lanzado una patada 10.000 veces.

El arte del Jeet Kune Do es simplemente simplificar.

Vacía tu copa para que pueda ser llenada; quédate sin nada para ganar la totalidad.

Yo no te estoy enseñando nada, sólo te ayudo a que te conozcas a tí mismo.

Un hombre sabio puede aprender más de una pregunta absurda que un tonto puede aprender de una respuesta sabia.

Cuando existe libertad de un condicionamiento mecánico, existe la simplicidad.

La clave para la inmortalidad es principalmente vivir una vida que valga la pena recordar.

Lucirse es una forma tonta de obtener gloria.

El hombre clásico es tan solo un manojo de rutina, ideas y tradición.

Si sigues los modelos clásicos, estas comprendiendo la rutina, la tradición, las sombras, pero no estas comprendiéndote a tí mismo.

En el caos busca la simplicidad y en la discordia la armonía.

La verdad es la relación con el contrario; constantemente en movimiento, vivo, nunca estático.

La conciencia se da sin elección, , sin pretensión, sin ansiedad; este estado de la mente existe la percepción.

Conocerse a si mismo es estudiarse a si mismo en acción con otra persona.

La conciencia no tiene frontera; es una entrega de todo tu ser, sin exclusión.

La auto expresión es total inmediata, sin concepto de tiempo, y tan solo se puede expresar si eres libres, física y mentalmente, desde la Fragmentación.

Espero que los artistas Marciales estén mas interesados en la raíz de las artes marciales que en sus diferentes y ornamentales ramas, flores u hojas.

El summum de la practica lleva a la simplicidad. Una practica a medio camino lleva a lo ornamental.

Un practicante de Jeet Kune Do hace frente a la realidad y no a la cristalización de la forma. La herramienta es una herramienta de la forma. La herramienta es una herramienta de forma sin forma.

El entrenamiento no trata con un objeto, sino con el espíritu humano y con las emociones humanas.

Una revisión de la destreza antes de que comience la competición, fija en el sistema coordinador neuromuscular del atleta, la naturaleza exacta del esfuerzo pendiente.

La postura apropiada es cuestión de una organización interior efectiva del cuerpo.

Mantén siempre la mano adelantada con un leve movimiento para iniciar el ataque con facilidad.

La cosa mas importante sobre el tronco es que debe formar una línea recta con la línea adelantada.

El equilibrio es la consideración mas importante de la posición de en guardia.

Ante todo, no fijes ninguna regla restrictiva.

Como una serpiente cobra, permaneces enroscado en una posición compacta pero suelta, y tu golpe debe sentirse antes de ser visto.

Aprender la coordinación es una cuestión de entrenamiento del sistema nervioso y no un a asunto de entrenar músculos.

La precisión del movimiento significa exactitud y normalmente se utiliza en el sentido de exactitud en la proyección de una fuerza.

La mejor forma de la resistencia es la realización del acto.

Hay que buscar el buen equilibrio en el movimiento y no en la quietud.

Debes ser capaz de hacer todos tus movimientos con una cadencia natural si es necesario.

La percepción corporal sugiere una relación armoniosa del cuerpo y del espíritu, ambos inseparables.

Un buen luchador debe sentir, mas que percibir, su oportunidad de golpear.

Sincronizar un golpe es el secreto para golpear potentemente.

Debemos sorprender a nuestro contrario y aprovechar el momento de su desvalimiento.

Un momento excelente para lanzar un ataque es cuando el contrario esta preparando un ataque.

El ataque por engaño es especialmente el ataque del maestro.

Hay que lanzar el golpe exacto en el momento adecuado, automaticamente.

Es la habilidad de engañar al contrario y maniobrarle lo que es la destreza y ciencia del deporte de boxeo.

El boxeo occidental es demasiado arriesgado a causa de las restricciones impuestas por las tácticas ilegales e «indebidas».

Utiliza el lanzamiento rapido de patadas para "detener» la huida de tú oponente del "punto neutro".

Influye psicológicamente a tú contrario física y mentalmente haciéndole daño.

Utiliza la percepción corporal como guía.

La patada a la rodilla tiene un efecto muy desmoralizante y obliga al contrario a atacar con menos confianza.

Debes hacer que la decidida economía sea tu guía «en menos que canta un gallo».

El directo con la mano adelantada es la columna vertebral de todos los golpes en Jeet Kune Do.

El punto mas importante es no tener cualquier postura «preparada» o movimientos preparatorias antes de lanzar el directo o cualquier puñetazo.

Todos los puñetazos deben terminar con una percusión. Golpea a través del contrario en lugar de a él.

Como una cobra, tu golpe debe sentirse antes que verse.

Golpear en directo (y dar patadas en directo) es el fundamento de la destreza de la lucha científica.

Golpear en recto se basa en comprender la estructura del cuerpo y el valor de la ventaja.

La potencia al golpear viene de una torsión rápida de la cintura, y no de un movimiento oscilante de balanceo.

Toma potencia del suelo mediante tus piernas, cintura y espalda.

Existen diferentes tipos de aplicaciones de fuerza y debes usar todos ellos.

Si crees que tienes un hueco, lánzalo, pero sin dudarlo.

La potencia se acentúa mediante la coordinación de todo el cuerpo en el "seguir a través».

El cuerpo es el blanco mas fácil por la simple razón de que abarca una superficie más extensa que la mandíbula y es menos móvil.

Ante todo minimiza todo movimiento de forma que te muevas lo justo para conseguir un efecto máximo sin lanzar ganchos a «lo loco».

Tú golpe limpio tiene un ángulo para penetrar en el interior de las defensas del contrario.

La esencia de cualquier gancho es que el que lo lanza levanta su codo en el último momento.

Aprende a mantener tú furia hasta que puedas golpear a tu contrario.

Calibra las iniciativas de tú rival, haz que falle y metete en sus golpes, inclinándote, esquivando o fintando con manos que controlen.

A causa de sus muchas variables la lucha debe ser un juego cuidadoso.

Toda lucha debe hacerse con velocidad y economía en la mente así como con potencia.

Encuentra una sensación adecuada para la correcta distancia y la postura bien equilibrada...

Mezcla y varia tus paradas de forma que el contrario no pueda fijar un plan de ataque.

Debe existir una buena sincronización entre cerrar y abrir la distancia.

En el Jeet Kune Do se encuentra la firmeza en el movimiento, que es real, fácil y vivo.

La esencia del combate es el arte de moverse.

Cada movimiento supone la coordinación de manos, pies y cerebro.

Condicionar es un proceso por el cual un estímulo específico producirá una reacción específica.

Adáptate armoniosamente para formar una sola unidad funcional.

Coordina toda la potencia para atacar su punto débil.

Conociendo la naturaleza del contrario no será difícil sincronizarlo y convertirlo en una ventaja a nuestro favor.

Muchos luchadores cometen el error de inclinarse hacia atrás, sobre su pierna trasera, cuando se defienden.

Las tácticas son el trabajo cerebral del combate.

Un combatiente debe alcanzar un buen nivel de capacidad técnica antes de que pueda aplicar las tácticas con éxito.

El espíritu es sin duda el agente controlador de nuestra existencia.

La acción es nuestra relación con todo.

Cuando no exista centro ni circunferencia, allí esta la verdad.


Bruce Lee