jueves, 8 de enero de 2009

El arte de saber leer


D
e ordinario se considera la escritura como arte. Se ve al escritor, así al pintor, como artista. Muchos son quienes alaban las artificialidades, las bellezas y las ondulaciones del alma que un escritor parece capaz de describir y narrar. Sin embargo, nadie presta atención al lector... al que debora el libro, lo recrea y lo interpreta.


Hay mucho arte en toda interpretación. De hecho, la mayor parte del efecto que produce una obra no proviene de la propia obra, sino del propio lector. No en vano distintos carácteres, sociedades incluso épocas han valorado de forma harto distinta las 'mismas' obras; no compartían los mismo criterios ni, en verdad, 'veían' ahí exactamente las mismas obras.

Aunque nosotros también leamos a Homero, en verdad no leemos al mismo Homero que leían los griegos del s.V ac. Nuestra interpretación, nuestra recreación y por tanto, la idea que apreciamos al leer esos poemas es harto distinta a la de los griegos ¡Homero nos sabe a nuestro modo! Al leerlo, vemos cosas que pasaban desapercibidas para los griegos, mientras ellos veían cosas que nosotros desconocemos.

En definitiva, a despecho de lo que creen algunos ilusos culturales, que no son pocos, leer es un arte y como tal requiere de un proceso continuado e ininterrumpido de perfeccionamiento o mejor dicho, evolución.

Saber repetir en voz alta lo que dice un texto puede ser considerado como un tipo de analfabetismo.

El lenguaje comunica muchas cosas, pero sólo para quienes tienen oídos para ello.

4 comentarios:

Gabriel Otero dijo...

El lector merece todo el respeto, la riqueza del lenguaje permite que un texto tenga diversas interpretaciones, sobre todo la poesía. Cada lector es un mundo, un cúmulo de emociones y pensamientos, cada lector es diferente. Y si a eso le agregas circunstancias particulares o coyunturas históricas imagínate.

Tzaviere dijo...

Es aceptado que el arte y la literatura no están completos, de hecho, sin un receptor y un lector. Ahí se cierra un ciclo, y se abre otro mas ya en el plano muy íntimo de ese posible receptor (espero disculpes la terminología, pero no recordé una más adecuada).

El Criteri dijo...

Després de llegir això he pensat, compte, un dia en Privatum va dir que llegia malament el què ell redactava. En cas que fos cert, com a mínim ara em veig alleujat, ja que dius que llegir és un art, que cal interpretar, cadascú al seu aire. Sí, però tampoc massa.

carmensabes dijo...

Lo que aquí se expone, es algo evidente...lógico , no hay arte objetivo, es subjetivo de quién lo mira.