jueves, 1 de enero de 2009

Agonía, Diosa de la Jungla

Ahhh, la Agonía.... ¡O la Angustia! Llámase a esta Diosa tan femenina y malvada como se quiera. Ella nos hace ver el juego de la vida con desesperación, sin salida, sin futuro, sin sentido ni escapatoria... como un naufragio en medio de la negra e inescrutable noche ¡Esa rompe corazones nos hace atragantar hasta con los sollozos!

Seamos hombres... Mirémosla bien, de hito a hito ¡Acariciémos sus exóticos y abigarrados cabellos sin miedo a faz tan salvaje y voraz! ¿Creéis que se va a escapar? -Es que esta leona muerde con furia- Chistáis un poco pálidos. Venga, cobardes, mirad como uno la sujeta con vigor por los pelos y cuando ella se inclina mirando al cielo, la besa... Y además, le cuchichea al oído -Eh Agonía, diosa de la jungla, tú me haces tocar fondo hasta morder el polvo... Y eso, precisamente eso, me da valor: ¿Cómo voy a ir a peor? ¿Qué hay después de ti? ¿Cuál es el secreto que escondes tras tus furtivas miradas y tus agudos mordiscos? Ah, la muerte.

Tranquilos, el infierno no existe ni en la Tierra ni en el más allá... ¿Por qué pavorizarse ante la rapaz mirada de la Angustia si tras sus acometidas sólo nos espera la muerte? Eso, saber eso nos da valor. Y mientres le acariciamos con los dientes sus suaves y firmes senos nos reímos para dentro -O levanto cabeza o me disuelvo en medio de la naturaleza como una mota de nieve en la salada orilla del mar ¡Y brindo por ello!


Texto dedicado a Gabriel Otero


2 comentarios:

Gabriel Otero dijo...

Brindemos por la Diosa Agonía con Cava, la lucha ha sido extrema, pero somos más feroces que ella y la seguiremos venciendo cuantas veces sea necesario.

Te envío un fuerte abrazo agradecido
GO

Gabriel Otero dijo...

Por cierto, coloqué un enlace hacia tu blog.
GO