viernes, 24 de abril de 2009

El continuum

Es sabido que el fundamento de la física (y no sólo de la física, sino de cualquier ciencia natural) consiste en aislar, ya sea de forma mental e ideal ya sea de forma experimental; con la primera se ve y se interpreta la naturaleza como un conjunto de hechos, de fenómenos o sistemas, con la segunda tratamos la naturaleza, no de golpe y en su inmensidad, sino paso a paso mediante cuidadosos y controlados experimentos.

Sabemos, empero, que una de las premisas básicas de la realidad es que no hay nada completamente aislado. Y es que, si lo hubiese tampoco lo conoceríamos ¿Cómo nos podría afectar algo que está completamenta aislado, o infinitamente lejos , o fuera totalmente ajeno a nosotros? Sólo sería posible si fuéramos capaces de trascender, hecho que damos por imposible y extraviado.

Cabe concluir, por ello, que todo está más o menos aislado, que viene a ser lo mismo que considerar que 'todo' anda más o menos mezclado. Eh aquí, pues, el continuum físico.

El primer problema con que se hallaron los filósofos y físicos modernos fue precisamente éste: ¿Cómo representar lógica y matemáticamente el continuum físico?

Por decirlo rápido la idea que se impuso, acaso porque se insinuaba en sus mentes como la más fuerte y evidente, exige que el continuum sólo pueda representarse de forma no contradictoria, por ejemplo, como una sucesión de hechos, medidas, puntos, o sea, de instantes idénticos a sí mismos y por consiguiente, distintos a los demás.

En efecto, pensar que un mismo instante era a la vez que idéntico a sí mismo también opuesto a sí mismo se tomaba digno de necios.

Entonces, una vez se consideraba el continuum como constituido por entes físicos se pensó: ¿y como se suceden los instantes, o sea, los fenómenos? A través de etéreos , intemporales y universales lazos entre sí. Y de aquí surgó la idea de fuerza y ley: los instantes se suceden siguiendo una ley o sea, a causa de una fuerza.

De este pensamiento dominante surgió la convicción de que la naturaleza se podía reducir a un conjunto de leyes o fuerzas universales. Convicción que aún tiraniza a muchos.

Sin embargo nuestra experiencia bruta nos indica que el continuum físico puede tomarse, perfectamente, como contradictorio (Se desprende de la Ley de Fechner). Ello conlleva que nuestras representaciones geométricas o matemáticas de la naturaleza no sean perfectamente fidedignas con cuanto experimentamos. Y lo cierto es que ya los griegos sospecharon de ello: De allí la invención del concepto 'materia' como algo alógico, amorfo, irracional sobre el cual las ideas y leyes se imprimían para dar cierta razón al mundo. Y también los modernos lo sospecharon, pero creyeron que la contradicción que presentaba nuestra experiencia bruta se debía a la ilusión y la ignorancia.

¿Cómo se interpretó este conflicto entre lo contradictorio y lo racional durante siglos? Mediante el dualismo ontológico que la metafísica antigua intentó justificar con sus alegres deducciones.

En la edad moderna se consideró que nuestras experiencias brutas eran fenómeno, que en griego significa apariencia, mientras que las leyes descubiertas a través del método científico, el cual nos apartaba el velo mezclado y contradictorio de la experiencia bruta, ilustraban el mecanismo intrínseco y real de la naturaleza.

Hoy por hoy hemos cambiado la interpretación de todo esto. Lo vemos distinto. Entendemos que la naturaleza, el continuum físico quiero decir, para nada se articula sobre leyes lógico-matemáticas. Sin embargo, ya que nos funciona la interpretamos imponiéndole tales condiciones lógicas ¡No sabemos más!

En fin, los físicos tratan el mundo como si éste fuera un conjunto de hechos aislados y por tanto, de por sí que se ligan entre sí a través de hipotéticas leyes o fuerzas. Pero esto sólo nos da una visión bellamente superficial del continuum físico.

Sí, los científicos son superficiales ¡Y al metafísica antigua intentó justificar que el mundo era superficial! Ahí tenemos a Descartes desafiando que las verdades empíricas son verdades eternas porque son evidentes por sí mismas ¡Menudo juego de manos que nos sacó el francés!

Ciertamente aún muchos interpretan las ciencias naturales al modo moderno, o sea, antiguo. Aunque aborrezcan la metafísica antigua la cual, precisamente, pretendía justificar esta posición suya para con la naturaleza y la vida.

La naturaleza sólo podría venir regulada sobre una estructura lógico-matemática si existiera Dios que le hubiera impreso. Pero como no es el caso, toda estructura lógico-matemática es una ficción y una artificialidad humana ¡No tiene ningún derecho sobre la experiencia!

En fin, otro tipo de ciencia se puede hacer. Pero hay que ser muy "bueno" para ello.

No hay comentarios: