miércoles, 1 de abril de 2009

Mentiras y ciencia

Nos resulta inevitable vivir con mentiras o si más no, con engaños y fantasías. La verdad raramente resulta útil, ¡sin embargo solemos llamar verdad a lo que nos sabe útil y exitoso para nuestros intereses!

Por ejemplo, la mecánica moderna y contemporánea, fundamentada en el cálculo o el análisis y el empirismo para nada nos cuenta la verdad del mundo, pero nos resulta sumamente útil para controlar, predecir y en este sentido, comprender cuanto experimentmos. Y es precisamente porque nos resulta útil para potenciar nuestra vida, para proporcionarnos cierto éxito y dominio sobre la naturaleza y nosotros mismos que la llamamos, inocentemente, ciencia, o sea, opinión verdadera.

Hasta que los "científicos" no se den cuenta de esto, la ciencia no podrá superarse a sí misma.

5 comentarios:

Tzaviere dijo...

¿Y qué sería de nuestras míseras existencias sin esa otra dulce mentira, el arte?

RDC dijo...

Cierto Tzaviere... nos resulta inevitable fantasear con nuestras vidas. .
A veces, pero, nuestras propias fantasías nos tormentan; otras veces, nos atontan imposibilitando ver más y mejor; otras, sin embargo, nos alegran y nos proporcioan alegría, libertad y placer ¡Nuestra virtud es, a su vez, nuestra fatalidad!

Saludos Tzaviere

José Luis Ferreira dijo...

La ciencia se supera a sí misma cada vez que hace un descubrimiento o formula una mejor teoría. Puede parecer poco, pero es en esto más honrada que todas las demás actividades humanas.

RDC dijo...

¿Más honrada que todas las demás actividades humanas? Permíteme que dude... y me ría cordialmente.

José Luis Ferreira dijo...

Bueno, tal vez me haya dejado llevar.