jueves, 14 de mayo de 2009

El cebo II

A los hombres les gusta el juego, los retos y enigmas. A una mujer le puede bastar con decirle a un hombre -No- con palabras mientras le dice -Sí- con la sonrisa para retenerlo y domeñarlo.

2 comentarios:

Francisco Chávez dijo...

Es la comunicación no verbal la que hace interesante el juego del cortejo, nos hace tan animales. Es indispensable regresar a estas instancias primitivas, sino qué chiste?? jeje

Saludos

RDC dijo...

Cuanto más animal más feliz... eso pensaban al menos los cínicos.