jueves, 28 de mayo de 2009

La verdad de la ciencia

La ciencia no se sustenta sobre verdades sino sobre hipótesis. Sin el error y el engaño no sería posible haber construido este immenso edificio que es nuestra ciencia.

De momento, los hombres sólo podemos decir que la verdad surge de ciertos errores y engaños 'útiles'.



7 comentarios:

Azul en Verso dijo...

Claro
Para llegar a la verdad hay que equivocarnos no?
Hey y tú donde andas que por alla ya es jueves y aquí seguimos en miércoles!

Mariana Soffer dijo...

No creo que se base en la mentira, se basa en aserciones arbitrarias, lo mentiroso es decir que se basa en algo verdadero, pero no creo que se halla partido de ahi.
Y claro que es arbitrario, todo sistema es arbitrario, el problema me parece que esta en que nos lo tomamos por cierto en vez de jugar con ello.

RDC dijo...

Ciertamente, nosotros, herederos del s.XX (disculpad por la retórica, jejej), aún pensamos que la verdad existe y que para llegar a ella se precisa hallar el camino correcto, o sea, "el método científico"; aunque para eso suponemos que hasta no hallarlo, es normal equivocarnos muchas veces.

Lo que aquí se ha propuesto es algo muy distinto ¡No desdeñemos los matices! Aquí se dice que, primera, no existe la verdad tal cual pues la verdad sólo es un juicio de valor. Me explico, se toma una opinión y se valora o juzga como verdadera o falsa, en exclusivo, sobre unos criterios. Por sí misma la opinión nunca es una verdad o una mentira.

Segundo, aquí se descubre que para juzgar una opinión como verdadera-falsa necesitamos establecer unos criterios de juicio o valoración.

Tercero, sabemos que estos criterios se articulan sobre opiniones erróneas y engañosas ¡Incluso sobre opiniones incorroborables! Por ejemplo, el principio de conservación de la energía es empíricamente infalsable, en el sentido popperiano del término; pues es imposible pensar en una experiencia decisiva para falsar el principio (sé que debería explicar esto mejor, pero aquí no lo voy hacer).

Por tanto, advertimos algo, a mi entender, crucial: para juzgar una opinión como verdadera y cierta se precisa, previamente, considerar como válidas opiniones engañosas, inciertas, dudosas incluso muchas veces erróneas.

Esto nos hace pensar algo summamente raro: ¿será la verdad una extraña forma de falsedad y error humano? Ciertamente da qué pensar

Saludos.

Darilea dijo...

Como la vida misma, que nos enseña algo nuevo después de una caída.
Besitos

DEMOFILA dijo...

Las equivocaciones de lavida enseñan para el futuro.
La ciencia no es una regla exacta, pero la vida nos ayuda a comprenderla, con el paso del tiempo podriamos llegar a comprender todas las incógnitas que hay en el universo, ya sabemos que las ciencias adelantan.
Muy ilustrativo este blog tuyo.
Volveré a visitarte.
Un abrazo de Demofila.

VeraLucia dijo...

mi plan de vida es el equivocarme hasta el cansancio y jamas dejar de aprender... quien quita y eso me de ciencia, o mas que eso, me de experiencia, la que quiero y que necesito para disfrutar del derecho de ser siempre mejor, o intentarlo al menos.

Soy nueva por aqui, interesante blogg.
Saludos!

VeraLucia dijo...

eso lo debo tomar como un halago? jajajaa

genial que hayas pasado por alla, un gran beso,
me veras por aqui mas seguido.

Saludos!