lunes, 4 de mayo de 2009

Teorema de Pitágoras

Ayer, arreglando ciertas cosas del blog, se me borró el post que colgué. Bueno, lo vuelvo a escribir.

Este fin de semana largo he estado trabajando un poco con lo que le 'prometí' a José Luís: poner a prueba mi esquema relativístico. Todavía no lo tengo del todo completado, aunque puedo exponer algunas de las ideas generales que me vienen a la cabeza después de embrollarme con estos problemas. Ya colgaré las conclusiones cuando las tenga del todo listas.

A continuación comento algunas de las ideas que me han asaltado con todo esto:

a) He cambiado el esquema que colgué el otro día por uno de equivalente y, a mi parecer, más sencillo. Este esquema también es matemáticamente equivalente con la propuesta de Einstein-Poincaré.

b) He hallado 6 tipos de esquemas relativísticos equivalentes entre sí y por tanto, tb para con el esquema de Einstein-Poincaré. La cuestión radica en escoger uno.

c) Se observa que c, la velocidad constante de la luz, es, simplemente, una de las exigencias geométricas de uno de los muchos esquemas posibles a escoger. Sin embargo, también se aprecia que elijamos el esquema que elijamos siempre aparece un tipo u otro de restricción. Es decir, en ninguno de los esquemas es posible considerar una velocidad instantánea.

d) Se aprecia como el concepto de velocidad, así el de tiempo, pierde entidad ontológica. Se pone en duda si la velocidad es una propiedad intrínseca de un móvil o si, simplemnte, depende de las referencias que se tomen para representarlo.

e) Se aprecia como el principio de equivalencia representado a través de los distintos esquemas posibles, puede utilizarse en otros contextos muy distintos al de las mecánica de partícula de altas velocidades; seguramente tb se puede aplicar en economía en la comparación y relación entre diferentes sistemas económicos y sus valores.

f) Con todo, el desarrollo de estos esquemas equivalentes entre sí nos da para pensar en desarrollar una especie de trigonometría de segundo grado, por decirlo de alguna manera.


En fin, esto no es ninguna crítica a la tº de la relatividad; en todo caso es una crítica a ciertas explicaciones que se han sacado de ella, especialmente aquellas que no atinden que esta teoría es, a fin de cuentas, un puro mecanismo de cálculo y que, por consiguiente, de explicar, explica más bien poco ¡Y este más bien poco no es arbitrario!

En efecto, toda explicación que uno pudiera deducir de la tº de la relatividad puede ser refutada por una explicación contraria y sacada, sin embargo, de una teoría absolutamente equivalente.
Por ejemplo, se puede demostrar que la tº especial sólo puede prohibir, en verdad, que la velocidad máxima de cualquier móvil sea c tomando un esquema como el de Einstein-Poincaré; pero tomando ciertos esquema equivalentes esta 'ley' o necesidad no tiene porque cumplirse, incluso puede exigir todo lo contrario. Y ello no va a entrar en contradicción con lo experimentado, porque no experimentamos nunca velocidades, sino que éstas las deducimos de ciertos cálculos hechos sobre el embrollado material empírico que tenemos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero eso es porque no se ha tenido en cuenta la Teoría especial de Bouzas-Carmiña:
"Las empanadas gallegas son directamente proporcionales en indigestión a la velocidad c(de centollo) con que las comas."

RDC dijo...

Jajaja.... Vulgar y sincero, anónimo. Seas bien venido.

Anónimo dijo...

ein?? ja ja ja