martes, 25 de noviembre de 2008

Engaño

Al ser humano le encanta vivir engañado... ¡Y se inventó la buena consciencia! Sin embargo, esa invención se llevó a cabo a cuenta de tener que sacarse de la chistera, a su vez, la mala consciencia... Otra especie de dolor y quizás, de apreciar la verdad.
Ir de buenos, de justos, de solidarios, de morales, de tolerantes, de comprensivos, de concienciados, de maduros, de responsables... No és más que un engaño, acaso un autoengaño, para granjearse el bienestar que otorga la buena conciencia y una buena reputación. És un refinamiento de la ambición: quien se cree en buena consciencia se cre, a su vez, con la potestad de juzgar y por tanto, dominar a los demás.

jueves, 20 de noviembre de 2008

Somos irrefutables

Disculpad por mi torpeza; por dar coba una y otra vez a un mismo tema: sobre la Verdad. Casi diria que me muevo por obsesiones ¡Hasta no saciarlas no me calmo! ¿Y quién no es así, acaso los hombres calmados?

Hablaba el otro día, o esto creo recordar, que podemos dudar de todo, pero no de la Existencia. Admito que el tema presentado así queda un poco ambiguo y demacrado -¿Qué entiendes por Existencia?- Se me puede recriminar. Cierto que la Existencia no viene a ser lo mismo para un Descartes que para un Cristiano o para un Kant que para un Ciorán... Bueno, de momento dejémoslo así.

Sea lo que sea la Existencia o en su defecto lo Irrefutable, vale decir que ni Pirro ni el más nihilista del mundo es capaz de vivir en la más pura Nada. En última instancia requerimos considerar algo como irrefutable, como básico ¡Hay que agarrarse a algo!

Llamamos verdad absoluta a nuestras opiniones irrefutables ¿Significa eso que éstas sean realmente irrefutables e indudables? No seremos nosotros quienes vayamos a poner la mano en el fuego en estos temas ¡Ya no són tiempos para autos de fe!

Sí, la ciencia (las opiniones verdaderas) existe y se fundamenta sobre nuestras verdades irrefutables... irrefutables según un método, unos criterios, una forma de vida, en fin, según una sensibilidad para con respecto a todo cuanto nos afecta. Quien sabe, seguramente cambiando todo esto, entonces, cuanto nos parecía irrefutable acaba por caducar en nuestros corazones.

Cierto es que aburrimos por completo a esos cuya única estratégia de refutación consiste en argumentar: tal opinión es falsa porqué no me gusta, porqué me desagrada, porque me perjudica, porque no le veo la utilidad, porqué no entiendo muy bien qué quiere decir... o bien, y esto ya nos parece el colmo, cuando se arguye: ¡Porque no quiero agarrarme a nada! ¡Porqué soy libre de pensar lo que me parezca! Para nosotros, éstos no son argumentos filosóficos. En la plaza, la peluquería y la barra del bar quizás sean válidos y aplaudidos, pero no en este terreno nuestro.

Así entiendo yo la filosofía, es decir, la ciencia primera: como una lucha por buscar la Verdad, ¡lo Irrefutable!... Tumbando y degollando antiguas irrefutabilidades. Todo lo demás es para aficionados y cuenta cuentos. Y si la filosofía ha caído en desprestigio es porque los aficionados han acabado por bajar al campo implantando a destajo sus atropellos.

En qualquier caso, quizás, como ya le sucedió a Ulyses, ésta aventura algo brutal y violenta que es la filosofia, aunque estalle en la esfera intelectual, no nos lleve más que de regreso a nuestra Itaca. Quizás el destino de la cultura, la ciencia, la civilización, el progreso, a fin de cuentas, no sea otro que devolvernos a la animalidad... pero una animalidad diferente, más experimentada, más satisfecha... Quizás nuestra última irrefutabilidad sea: por más que busquemos y nos extraviemos no podemos salir de lo que somos.

Como ya dije otra vez... éste es nuestro lema:

AUDAXVIANTUR

martes, 18 de noviembre de 2008

La verdad absoluta

No está muy de moda que uno vaya afirmando por ahí que tiene la verdad absoluta. Los demás, no sólo desconfiarán de él, sino que se cabrearán -Quien coño eres tú para tener la verdad absoluta- Se indignarán.

La verdad absoluta es un atentado contra nuestra privacidad, es decir, contra las opiniones particulares de cada cual. Y la mayoría prefiere la mentira, la fantasía, en fin, lo discutible a la certeza e indudabilidad con tal que que le satisfazca y se la sienta como algo propio ¡No, para muchos la verdad nunca es mejor que la mentira! Eso sólo lo piensan los filósofos.

Cierto es que algunos han pretendido demostrar que en esta vida nada es seguro y que todo puede ponerse en duda, especialmente las verdades más capitales, como Dios por ejemplo. Sin embargo esta gente está muy lejos de poder confirmar tal hipótesis: que absolutamente todo es cuestionable. De hecho, semejante opinión nos lleva a una contradicción: Al final se establece que la única verdad es que todo es falso ¡Cómo se come ésto! En cualquier caso estos razonamientos aún estan llenos de dogmatismo; aún se cree que la verdad y la mentira existen como algo de por sí.

El nihilismo post-moderno, abanderado por gente como Vattimo o Cioran, o tantos otros que dicen haberse leído a Nietzsche (me parece que mi perro lo lee mejor), se posiciona precisamente en una férrea defensa contra las verdades absolutas, en la medida que durante siglos toda verdad absoluta ha sido dogmática. Pero ésta es una actitud de perdedores. Esta gente no juega a ganar sino a no perder. Al final, convierten el pensamiento en algo bastante absurdo e incapaz de hacer frente a nada. Y cuando dicen: todas las opiniones humanas son equivalentes o bien, los problemas no tienen ninguna solución, en realidad no sueltan más que mentiras absolutas.

Digan lo quedigan estos anti verdades absolutas les resulta imposible negar la Existencia ¡Puede negar todo lo que quieran, pero niegan en la medida que existen! Señores, la Existencia es una verdad absoluta. Es por ello que es posible hacer una ciencia metafísica demostrativa, es decir, estudiar la existencia de forma demostrativa y científica. Pero hacer eso sólo está en manos de una élite. La mayoría, simplemente, se empacha al leerse cuatro ideas y conceptos... y naufraga en todos los terrenos.

jueves, 13 de noviembre de 2008

La broma d'avui

Estava amb uns amics mirant el partit del Barça de basquet i parlant d'economia. A la mitja part, fent zàping, surten les notícies de Quatro, i escolto que diuen -Franco era socialista!-. Molt bona aquesta...
Certament definim i classifiquem les coses com ens interessa ¡I de raons no ens en falten mai per justificar-ho! Ara espero que diguin que el sistema econòmic que cal establir és el que ja va posar Hitler (Era ecologista, havia establer un equilibri saludable entre competitivitat i nacionalització, etc), per acabar de fotrem un fart de riure de tot plegat.
Mentrestant, em sembla que la cosa va decaient. I em costa veure gent que sobresurti de la mitja. Sí, hi ha Obama! que té a tothom enganyat.

Las webs españolas son sexistas

Una notícia difundida por la vanguardia dice "Luisa María Paz ha manifestado que internet "es un reflejo de la sociedad", por lo que a pesar del predominio del lenguaje sexista se atisban intenciones de cambio hacia un lenguaje "inclusivo", que ponga de relieve la presencia de la mujer y ayude a romper con los estereotipos sociales".
¿Acaso discernir y diferenciar entre hombres y mujeres será sólo un estereotipo social, es decir, una ficción social tan arbitraria como classificar los días en semanas de 7 días cada una? Eh aquí una pregunta interesante y peligrosa ¿Acaso pensar que el sol nos da brillo y calor también será una ficción completamente social que podemos cambiar a drede según nuestros deseos, creencias y conveniencias? Y otra pregunta aún más intrigante: ¿si fuera posible borrar realmente las distinciones sexistas hasta imponer por la cara (a costa de lo que sea y de quien sea) que hombres y mujeres son iguales e indistintos, acaso acarrearía eso una mejoría completa de la sociedad y la vida humana? ¿Eso nos haría más libres realmente?
No sé, nunca he creído en el feminismo ni en el progesismo, ni tan siquiera en la idea de que si las mujeres lo pasan mal és por culpa de la sociedad y su machismo. Siempre he encontrado estos argumentos, aunque mediáticos, bastante patéticos, poco meditados ni reflexionados y, además, bastante rastreros. Esta gente me parece mentalmente muy simple: sólo se mueve por 4 símbolos, impresiones o ideas, y lo reducen todo a eso. En el fondo no son más que fanáticos.

La verdad es que no me gusta hablar demasiado de las mujeres, es fácil equivocarse. Cierto que cada una es un mundo y una historia bastante complicada ¡Ni ellas mismas se entienden mientras piden a terceros que les echen una mano! Pero por mi experiencia puedo decir que lo pasan peor queriendo equiparse a los hombres que creando su propio mundo de intereses, es decir, de derechos y obligaciones. Aunque, bien mirado, son pocas las capaces de ir a su rollo. Y no es excusa justificar esta incapacidad diciendo -Es que la sociedad me impide ir a mi rollo-. La sociedad, como las situaciones, el ambiente y tu manera de ser ciertamente te afectan profundamente, ¡pero eso no implica que te determinen! En fin, nos topamos con un dilema metafísico: sobre la libertad y el determinismo (necesidad).

En realidad, las igualitaristas defienden toda esta chapuza de razonamientos porque quieren que su libertad les sea regalada: presuponen que por el sólo hecho de existir ellas deberían tener derecho a todo y por tanto, creen ilusamente que ha de existir un culpable causante intencionado de su mala situación, es decir, de su incapacidad por gozar y tener derecho a todo. Pero este razonamiento es burdamente supersticioso... y la vida parece ser harto más compleja. Por ejemplo, la Libertad, es decir, la sensación de ser libre, no viene dada por una ley. Y no haber descubierto esto tan primario indica, claramente, no haber experimentado bastante con la vida... Haberle cerrado los ojos, vivir de sueños y cantamañanas.

De todas formas cabe reconocer que las mujeres han tenido una ascendencia brutal sobre la voluntad de los hombres a lo largo de la historia: en Roma ellas ponían y deponían emperadores, en el renacimiento hacían dos cuartas partes lo mismo con reyes, nobles y caballeros, y la única persona que dominó a Napoleón fue su madre.

Personalmente no me gustan nada las mujeres sumisas, son aburridas (y reconozco que es difícil encontrar chicas un poco despiertas, de la misma forma que es complicado encontrar hombres viriles y mentalmente vivaces). Pero me río de aquellas que tienen un carácter demasiado masculinizado, es decir, que quieren ponerse 'a jugar con cosas de chicos' por el mero hecho de querer demostrar no ser menos. A mi parecer hacen el ridículo y se ponen en evidencia a sí mismas ¡Son tan emotivas!

Las mujeres siempre me han parecido más violentas que los hombres, pero como que nosotros somos más fuertes parecemos más brutos.

El día en que hayan las mismas mujeres delincuentes en las cárceles que hombres, ese día voy a entender que la diferencia entre sexos sólo es una ficción social. Mientras tanto... todo lo que se escriba no es más que bla, bla, bla de 4 fanáticos con títulos universitarios. Pues tal y como está nuestra educación una cosa no excluye la otra.

Y por cierto, a las mujeres realmente libres, eso es, satisfechas de sí mismas, no les importa el machismo, más bien se ríen -Es una tontería y una imbecilidad más de los hombres- Dicen.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Incògnits

Tendim permanentment a classificar la gent; si fulanito és així o aixà segons el que ha dit o fet. A partir d'algunes impressions, generalitzem. Aquesta és una actitud nostra instintiva. Certament hi ha gent més meticulosa, acurada i exacta que d'altra: si alguns amb tres aspectes mal xispats en fan prou per etiquetar al personal, i amb això a al mà hi estableixen cert tracte, d'altres són un xic més circumspectes al respecte i requereixen d'un estudi ètic o psicològic més elaborat, meditat i pausat.

Jo també generalitzo, tot i els evidents problemes, errors i bestieses que comporta. Però, desenganyem-nos, certament els seus avantatges ens fan oblidar ràpidament els seus inconvenients. Si no fos així, crec que ja fa temps hauríem abandonat aquesta costum, i desconeixeríem la ciència i la filosofia. Inclús em sembla, que sense generalitzar no podríem construir cap mena de llenguatge.

Crec normal que la gent no ens conegui, en el sentit que de tant en tant els hi esbotzem els esquemes que s'havien muntat respecte nosaltres amb el que diem o fem. I és que, inevitablement som molt més obscurs, contradictoris i ambvivalents. Hi han moltes facetes nostres que amaguem per instint. Serem hipòcrites? Bé, en realitat qualsevol animal sociable es pot considerar hipòcrita. La bona educació és una espècie d'hipocresia: en gran mesura consisteix en amagar els nostres sentiments més forts vers certes qüestions quan ens trobem davant de situacions les quals no volem que trontollin massa. De fet, saber tractar la gent és una espècie d'hipocresia. Això ja ho denunciava Diògenes, el cínic, que per no saber establir cert tracte amb els demés va acabar menjant les herbes dels camins i dormint en botes de vi podrides.

Quan estudiem més a fons aquests impulsos o tendències que criden amb més força dins nostre ens adonem que no son pas allò que nosaltres realment pensem o sentim. Nosaltres podem pensar o sentir múltiples coses diferents de forma mesclada i confusa, segons el dia, el moment, la situació ¡Quantes opinions hem defensat al llarg de la nostra vida que es contradiuen! Mentiria vilment qui ho negués. No obstant, la majoria de la gent necessita fer-se una idea de la realitat, i per tant de nosaltres, el màxim simple i clara possible per tal d'estalviar-se mal de caps i esforços. I amb nosaltres acaben per no saber com agafar-nos. Decideixen no dir res, deixar-nos estar i mantenir-se al marge. Certament moltes vegades aquesta indiferència ens és completament igual, inclús l'agraïm, però alguns cops ens sap greu... i busquem posar-hi remei.

Hem de confessar que la nostra complexitat emotivo-psicològica és tal que resulta molt, però molt complicat descobrir el nucli o l'essència del que som realment ¡Totes les etiquetes ens van grosses! De fet, considerem que no hi ha res d'això a descobrir. La sentència Dèlfica 'Coneixe-te a tu mateix', per nosaltres, no té res a veure en descobrir què o qui som. No ens preocupa aquest idealisme. Hi han altres enigmes més interessants i demostrables per estudiar.






martes, 11 de noviembre de 2008

El rei 'travolo'

Aquest estiu, en una de les llargues caminades que fèiem en Gouns i jo, ens sobrevingué la idea d'escriure una història satírica, boja i salvatge. Inclús li vàrem trobar títol, 'El rei travolo'. Ostres, com vàrem riure!!! Llàstima, però, que no vaig tenir temps de redactar-la....
La història era senzilla: en una societat com la nostra, bonista, democràtica, nihilista, relativista, liberal (tothom té l'oportunitat de fer i ser el que vulgui), superabundant, hipersegura, moralment arrogant i despreocupada, a on, és clar, cada cop prima més la bestialitat, lo grotesc, això és, la imbecilitat, la bufoneria o simplement mostrar un 'xic' de tara, excentricitat i desequilibri (així es creu ser especial, diferent, però a més, guai), pot ser, no obstant, un abantatge a l'hora d'adquirir pes mediàtic i per tant, optar a un major domini sobre les masses ¡I les masses tenen el poder! Tot el demés, avui en dia, són xuminades.
Bé, doncs, què més democràtic, liberal, tolerant i grotesc que un travolo (un transexual)! Un travolo pot representar tant a homes com a dones per igual ¡Ell ho és tot!
La història consistia en explicar com un paio qualsevol es convertia en travolo (detallant tots els intríngulis psicològics que poden dur un tipus a canviar de sexe, a optar pels dos sexes i per tant, posar el sexe com a opció preferent en la seva vida) . Com, després, l'oci i les inherents ganes de liar-la que certs ociosos, forrats de pasta, pateixen dóna peu a què promocionin incondicionalment el travolo ¡Tenen ganes de liar-la i, així, riure un rato! Però llavors el travolo, aprofitant la imbecilitat general, la sort i la destrucció mútua i constant que sempre erosiona als grans partits polítics, juntament amb el suport d'un grup de seguidors fanàtics (ja que no és mai difícil trobar aquesta gent), arriba al poder de forma inesperada . Ostres! Sorpresa, comença a crear lleis a la seva mida, fomentant per tant, una forma de vida que promocioni el travolisme: en les escoles, per exemple, es mostra com ser travolo és lo millor que hi ha (En fi, fa tot el que fan les ideologies polítiques: menjar el coco a través de lleis i fomentant certes formes de vida: modelant la gent a la seva manera de veure el món i per tant de viure'l).
Jo volia acabar matant al travolo després que aquest hagués conquistat el món amb la seva política d'alliberament, pau i equiparament sexual. A més, crec que una bona sàtira ha d'acabar amb la mort imbècil, innecessària i estúpida del protegonisme. Però en Gouns no ho veia gaire clar.
En fi, ahir mateix, per sorpresa meva vaig llegir a la Vanguradia que en un poble d'EE.UU havia estat escollit, per alcalde, un travolo (veure notícia http://www.kaosenlared.net/noticia/primer-alcalde-transexual-eeuu).
En gouns i jo ens pensàvem que havíem inventat una història inversemblant... però no, la realitat superant la ficció de nou!
Per cert, ja Plató parlava dels travolos (homes de dos sexes) com éssers perfectes i superiors que foren exterminats pels Déus per enveja (llegir el Banquet).

jueves, 6 de noviembre de 2008

Guerra civil

"Primero, los hombres están en continua pugna de honores y dignidades y los animales, como las hormigas o abejas, no, y a ello se debe que entre los hombres surja, por esta razón, la envidia y el odio, y finalmente la guerra, mientras entre esos animales no ocurre eso.
Segundo, que entre esas criaturas, el bien común no difiere del individual, y aunque por naturaleza propenden a su beneficio privado, procuran, a la vez, por el beneficio común. En cambio, el hombre, cuyo goze consiste en compararse a sí mismo con los demás hombres, no puede disfrutar otra cosa sino lo que es eminente.
Tercero, que no teniendo esas criaturas, a diferencia del hombre, uso de razón, no ven, ni piensan que ven ninguna falta en la administración de su negocio común; en cambio, entre los hombres, hay muchos que se imaginan a sí mismos más sabios y capaces para gobernar la cosa pública, que el resto; dichas personas se afanan por reformar e innovar, una de esta manera, otra de aquella, con lo cual acarrean perturbación y guerra civil" (Leviatan, Parte II; Hobbes)
No creo que las hormigas y las abejas sean tan distintas a los hombres. Y en cuanto a la razón humana... ¡No hay una razón humana! Por eso todas las guerras pueden ser perfectamente justificadas. Otra cosa muy distinta es que tales justificaciones y argumentaciones agraden y convenzan a todo el mundo. Aunque, cabe advertir, que si no agradan ni convencen, como decía Unamuno, no será porque tales incrédulos tengan la santa razón de su parte, sino otros intereses, otra sensibilidad y otra forma de entender la vida y por tanto, de vivirla.
De todas formas, creo que Maquiavelo tenía razón cuando dijo: la mayoría de las veces con ganar es suficiente, no hay que querer convencer; en la guerra de espadas y la guerra de sofismos no se usan las mismas armas, y siendo muy fuerte en la primera, puedes ser muy débil y torpe en la segunda.
Por cierto, esta noche colgaré la demostración de la conjetura de Poincaré.

lunes, 3 de noviembre de 2008

Primera derrota

Avui al vespre hem jugat i hem perdut per una canasta a l'últim segon. Jo he jugat una estoneta tot i haver estat aquests darrers dies sense quasi menjar per la pasa que vaig agafar. M'ha anat bé suar una mica. Sembla ser que he acabat per fer net; inclús, de nou, m'ha tornat a entrar la gana amb força: per sopar m'he menjat la cassola de macarrons que no m'havia vingut de gust per dinar! Certament, però, avui no ha estat el nostre dia ¡Quina empanada portaven alguns companys a sobre! I per tant, millor que ho deixi aquí.

Estic baldat, però no tinc son.... continuo rumiant amb la Conjectura de Poincaré: En el fons té implicacions termodinàmiques, ja que una homotopia no es més que un recorregut tengat en una superfícia; i tot recorregut pot interpretar-se com un procés. Llàstima que tingui tanta feina aquests dies, però bé, millor que m'ho tregui del cap. de totes maneres ja hi han els matemàtics que viuen d'aquestes coses... o almenys ho intenten.
Potser un rato d'aquest us comentaré els últims projectes que tinc entre mans des de ja un parell de mesos.