sábado, 9 de mayo de 2009

Rasgo distintivo del filósofo

No es ni la sensatez, ni la serenidad, ni la cordura, ni el sentido común, ni la fría objetividad el rasgo distintivo del carácter filosófico, sino cierta repulsión hacia la chusma. Platón, por ejemplo, llevó tan lejos ese sentimiento de repulsa hacia la chusma que piensa, reflexiona y discute que llegó incluso a inventarse otro mundo... El mundo de las Ideas.

8 comentarios:

Hugo dijo...

Hará cosa de un mes rescaté en mi blog un fragmento al azar de "La genealogía de la moral". Si no lo malinterpreté, es una crítica de los ideales ascéticos, es decir, una crítica hacia aquél filósofo que se inventa otros mundos jeje, como Platón. En ese sentido, ¿Nietzsche era un "naturalista"?:

"[...] el filósofo siente horror del matrimonio y de todo aquello que pudiera persuadirlo a contraerlo. El matrimonio es como un obstáculo y una fatalidad en su camino hacia el "optimum". ¿Qué gran filósofo ha estado casado hasta ahora? Heráclito, Platón, Descartes, Spinoza, Leibniz, Kant, Schopenhauer; ninguno de ellos lo estuvo, y ni siquiera podemos imaginarlos casados. Un filósofo es un personaje de comedia, ésta es mi tesis; y por lo que se refiere a aquella excepción que es Sócrates, parece que el malicioso Sócrates se casó por ironía, como si hubiera querido con ello justificar esta tesis."

Friedrich Nietzsche, La genealogía de la moral, Grupo Editorial Tomo, México, 2002, p. 142.

Ya me contarás jaja. Un saludo.

Carlos Suchowolski dijo...

En general, pienso que quienes viven y sobreviven gracias principalmente a la actividad intelectual no pueden evitar sentirse elitistas. Los guerreros sin duda tienen otros valores, pero también son a su modo elitistas... En fin, no puedo sino insistir en que el hombre se rige de la cabeza a los pies por la grupalidad.
Un saludo.

RDC dijo...

Hola Hugo; has tenido buen ojo aquí eheh...

Algunas lineas antes de la frase que transcribes Nietzsche escribe, más o menos, lo siguiente: "Existe una auténtica predilección de los filósofos por el ideal ascético en su totalidad, eso es así y no hay que hacernos ilusiones al respecto." Con lo que nos viene a decir que un filósofo es, sólo, en tanto que abraza ideales ascéticos.
En este sentido, Hugo, no hay duda: lo que comentas viene al pego con lo expuesto en este post.

Aquí, ciertamente, deberíamos discutir qué significan o qué implican los ideales ascéticos. Y me parece que uno de sus requisitos es la repulsa hacia la chusma ¿Por qué? Para responderlo hay que entender qué es la chusma, o sea, cómo entienden los filósofos a la chusma... ¡Qué representa el populacho según la óptica del filósofo!

Cierto que luego está el tema del matrimonio, como bien expones: "Un filósofo casado es un personaje de comédia" Escribe Nietzsche ¿Por qué? Aquí sólo voy a darte mi opinión y, acaso, algunos rasgos de mi experiencia personal al respecto.
Primero, cabe diferenciar que una cosa es el matrimonio y otra es amar a una mujer o a las mujeres. El matrimonio es, simplemente una institución social (ciertamente puede ser polígamo o monógamo). Casarse, casi siempre, es un acto social y popular en el cual el individuo se liga con ciertas instituciones, ciertas tradiciones y por tanto, contrae ciertos derechos y obligaciones. Casarse es una forma de ponerse al servicio de la sociedad y los ideales de la sociedad.
Visto esto, pues, la cuestión, al menos a mi parecer, reside en que el filósofo precisa de cierta libertad que el matrimonio, con sus deberes y obligaciones, le coharta; a excepción de Sócrates, quien reconoce que el mal carácter de su esposa le obliga a ausentarse de case y dedicarse a filosofar por las calles ¡Su mujer, Xantipa, le obliga a desatender a las obligaciones maritales!
Pero, ciertamente hay más cosas; por ejemplo, la ascendencia que voluntaria o involuntariamente suelen mostrar las mujeres sobre sus maridos a nivel intelectual (eso se puede apreciar en todas las relaciones). Y un filósofo no tolera semejante intromisión.
Quizás algún agudo podría decir que existe una gran excepción a la regla: Montaigne. Aunque Montaigne reconoce que él no se casó, lo casaron.
De todas formas, es cierto que Nietzsche, aunque no se casara, no sólo lo intentó, sino que lo recomendó. Pero Nietzsche redefine el significado de matrimonio; y ahí se aprecia, una vez más, los efectos de su reformulación de todos los valores.

Esto por un lado. Por otro quería tratar dos puntos que comentas:

a) Lo que escribe Nietzsche en su Genealogía yo no lo llamaría crítica a secas, sino más bien estudio. Innegablemente hay crítica, pero Nietzsche hace más que criticar. De hecho, considero que la genealogia de la moral ha estado desaprovechada durante un siglo. Si Foucault se proclama heredero de ella, es que ya podemos plegar e irnos a casa ¡La cultura se ha empequeñecido!

De todas formas, en lo relativo a lo que comentas Hugo, es cierto que Nietzsche critica el ascetismo que ha inventado otros mundos a costa de negar o menospreciar el nuestro. Pero al loro: no sólo lo critica, sino que dice porqué estos señores tuvieron necesidad de inventarse esos mundos. Nietzsche nos advierte de algo fundamental: las explicaciones sobrenaturales no son fruto de la ignorancia, sino del odio y la repulsa hacia la vida. Y me gustaría remarcar esto, porque los científicos actuales creen que creer en Dios salvador es fruto de la ignorancia humana. Pero, no, no es fruto de la ignorancia sino de la venganza contra la vida ¡Es un no querer ver la realidad! POr eso yo he puesto el ejemplo de PLatón: Platón se inventó el mundo de las ideas como un intento de exterminar de las palestras públicas a los charlatanes y al "populacho" ¡Platón los negó ontológicamente diciéndo: vuestras opiniones son lo más rastrero dentro de la jerarquía de la vida! ¡Son el mal personificado! ¡Vosotros, verduleros, deberías ser expulsados y exterminados de todos los altares en donde se precie y se ame la vida! Y para justificar todo este odio Platón se inventa la existencia de la Verdad, o sea, del Mundo de las Ideas.

b)Me preguntas si Nietzsche es un naturalista por el hecho de tumbar la metafísica idealista antigua... por descubrirnos sus farsas y toda la enfermedad y la contradicción emocional que en realidad esconde la pobre detrás de grandilocuencias y pedantería lógica. Buff, menuda pregunta Hugo... No recuerdo que Nietzsche se defina a sí mismo como un naturalista (Aunque no estoy seguro). Sin embargo sí que se define algunas veces como sensualista (Ver Más allá de Bien y Mal). De hecho, bien mirado, la idea de naturalismo arrastra todavía implicaciones teológicas. Por ejemplo, el positivismo es una especie de naturalismo.

Seas bienvenido Hugo.

RDC dijo...

Saludos Carlos

Bien!!! El hombre se rige por la grupalidad, o sea, instintivamente busca a 'iguales', afines... ¡Pero haciendo eso encuentra muchos diferentes y discordantes! Encontramos la paja cuando buscamos el grano

Siempre hay un tipo de personas que no se traga. Algunos no tragan a las élites, o sea, a los carácteres raros, exóticos, a los que van a su aire a costa de lo que sea y de quien sea. Otros no tragan a los espíritus gregarios, a los que quieren que todo sea repartido y divulgado... a los que exclaman: ¡O follamos todos o la puta la río!
Y tanto unos como otros se han inventado otros mundos: los primeros el mundo de las Ideas, los segundos el Reino de Dios.

Basurero Usurero dijo...

Muy cierto lo que dices. Me da risa lo que escribes porque la gente no suele ser honesta a la hora de expresarse y muchas veces para la "chusma" asimilar este tipo de cosas simplemente es imposible. Sin embargo, el filósofo es el responsable de darle sentido a la vida de los demás, son ellos los que hacen la historia y no la "chusma". Me gusta tu brevedad, seguiré dando vueltas por aquí. Suerte.

Hugo dijo...

Muchas gracias por el comentario que me dedicas, ha sido un placer leerlo.

Soy un coleccionista de comentarios. Si no tienes ningún inconveniente, posiblemente me lleve un cacho del tuyo para mi blog y lo publique. Citándote, claro :D

Un saludo.

RDC dijo...

No hay problema Hugo; puedes tomarte lo que quieras.

Carlos Suchowolski dijo...

Pues... no puedo sino decir lo mismo: bien!!